Despedido de la HKU, Benny Tai desafía al canciller de la universidad: Carrie Lam
de Paul Wang

El líder de Occupy Central apelará la decisión, aún cuando considera que es “un paso inútil”. “Hay pruebas contundentes de que un poder que está por encima de la universidad ha revertido la decisión del ateneo”. Para la Liaison Office de China, la decisión de la universidad es el “broche de oro de la justicia”. Benny Tai seguirá trabajando para defender el estado de derecho. 


Hong Kong (AsiaNews) – Tras su despido de la Hong Kong University (HKU) en el día de ayer, Benny Tai Yiu-ting, líder de Occupy Central y profesor adjunto de Derecho, esta mañana decidió apelar la decisión del Consejo Directivo del ateneo, cuestionando a la autoridad suprema de la universidad. 

La HKU es una institución sostenida por fondos públicos y como tal, su autoridad suprema es el Jefe del Ejecutivo del territorio, Carrie Lam Cheng Yuet-ngor.

Carrie Lam ha sido definida por muchos como “un títere” de Beijing, por haber impulsado la ley de extradición, por haber apañado la violencia de la policía contra manifestantes indefensos y por haber acogido favorablemente la nueva ley de seguridad. 

En su perfil de Facebook, Benny Tai explica: “A pesar de que sé que [la apelación] es un paso inútil, Carrie Lam no puede eludir sus responsabilidades por haber violado la libertad académica de Hong Kong… Hay pruebas contundentes de que un poder que está por encima de la universidad ha revertido la decisión del ateneo”.

Tai, de 56 años, fue condenado a 16 meses por liderar Occupy Central, acusado de conspiración para alterar el orden público y de incitación a obstaculizar el orden público.

En este momento se encuentra en libertad bajo caución, mientras aguarda el resultado de la apelación. Hace pocas semanas, el claustro académico había declarado que las “culpas” contra Tai no exigían su desvinculación del ateneo. Sin embargo, el Consejo directivo, guiado por un asesor de Carrie Lam, Arthur Li Kwok-cheung, decidió que fuera despedido de inmediato. 

Hay grupos de alumnos y ex alumnos que acusan a la universidad de cometer una “injusticia” en el caso de Benny Tai. Por su parte, la Oficina china que gestiona las relaciones con Hong Kong y Macao definió la decisión del ateneo como un “broche oro de la justicia”. 

Benny Tai dijo que no abandonará su investigación ni su empeño en apoyo del estado de derecho y abrió una suscripción online para sostener su trabajo. 

Por otro lado, hizo pública su defensa ante el Consejo de la Universidad, en la cual reivindica que el movimiento de Occupy Central siempre tuvo un carácter pacífico y que jamás hubo de su parte un “abuso de poder o una explotación” de su posición de docente.

HK-Benny_Tai_talking.jpg