Peshawar, disparos de arma de fuego contra cristianos. Habían comprado una casa en un barrio musulmán
de Shafique Khokhar

La policía arrestó a los hijos del principal responsable de la emboscada, que está siendo intensamente buscado . Nadeem Joseph había comprado la habitación el mes pasado. Internados en un hospital, él y su suegra están fuera de peligro. Acto de intolerancia, pero los agresores son también traficantes de cocaína.

 


Peshawar (AsiaNews) – Dos miembros de una familia cristiana fueron heridos con disparos de arma de fuego por haber comprado una casa en un barrio musulmán, La agresión, por parte de unos vecinos musulmanes, sucedió el 4 de junio en la colonia ciudadana de Sawati Phatak. Ayer la policía arrestó a diversos miembros de la familia responsable de la emboscada. Salman Khan, el jefe de la familia y todavía está suelto y las Fuerzas del orden están tras sus huellas.

Hace un mes, Nadeem Joseph  había comprado la casa por una 600 mil rupias (3242 euros), transfiriéndose con sus propios familiares a la nueva habitación a fines de mayo, Salman Khan se presentó en la casa de ellos diciéndoles que debían abandonar inmediatamente la habitación porque aquel era un barrio musulmán y los cristianos (como los hebreos) son enemigos del islam.

Por días, Salman y sus hijos se encarnizaron contra Nadeem y sus seres queridos, amenazando con severas consecuencias si la familia no hubiesen dejado la casa.

El día del atentado, Salman se presentó en la casa de Nadeem dándoles un ultimátum de 24 horas. El fiel cristiano le respondió que él y sus familiares tenían el derecho de vivir donde quisiesen y que no se irían.

Notando que Salman y sus hijos tenían armas de fuego, Nadeem corrió a llamar a la policía, pero antes de lograrlo fue baleado. Los agresores después han dirigido las armas contra los otros miembros de la familia, hiriendo en la espalda a su suegra. 

Ninguno de los otros residentes intervino para socorrer a los cristianos agredidos.Después de haber llamado a los Primeros auxilios, una ambulancia transportó a Nadeem y a su suegra al Lady Reading Hospital, donde todavía están internados, pero están fuera de peligro. Desde el lecho del hospital, él denunció lo sucedido a los agentes de policía. 

Para Khalid Shahzad, un activista cristiano que se puso en contacto con la familia de Nadeem y la policía, este crimen muestra el alto nivel de intolerancia contra las minorías en Pakistán. “El principal culpable está aún libre; las Fuerzas del orden deben hacer lo posible para capturarlo y asegurarlo a la justicia”, sostiene Shahzad a AsiaNews.

Pero, después del ataque no está sólo la discriminación. “Salman y su familia-narra Nadeem- son personas de mentalidad estrecha, pero por otro lado están involucrados también en el tráfico de cocaína. Nuestra presencia creo, podría darles fastidio”.  

 

PAK_3_bis.jpg PAK_3_bis.jpg