Ai Fen: las autoridades me han obligado a callar sobre el coronavirus

La doctora de Whan habló por primera vez sobre el coronavirus en una publicación en Wechat el 30 de diciembre. Primeros casos sospechosos desde mitad de diciembre. Sus superiores le ordenaron callar para no crear pánico. El hospital cambiaba los diagnósticos de los primeros pacientes de “neumonía viral” a “infección genérica”. Las informaciones de Ai compartidas por Li Wenliang. Las autoridades no han obrado en modo rápido. 

 


Roma (AsiaNews) – Ai Fen, jefa del departamento para las emergencias del hospital central de Wuhan, narra en una entrevista a la revista People que las autoridades le impidieron lanzar la alarma al inicio de la crisis epidémica. El artículo publicado el 10 de marzo, día de la visita del presidente Xi Jinping a Wuhan, fue inmediatamente censurado, provocando la indignación de muchos en el país.

Ai revela que el 30 de diciembre publicó en WeChat, popular sitio de mensajería chino, la imagen de una planilla de diagnosis de un paciente afecto de una infección pulmonar similar al Sars. Los primeros casos sospechosos datan del 16 de diciembre, provenientes de otro hospital. Los pacientes presentaban fiebre alta y no respondían a los fármacos. 

Ai informó inmediatamente a sus superiores sobre lo que estaba sucediendo. Éstos le respondieron que la Comisión sanitaria de la ciudad había ordenado no decir nada sobre el virus para no crear pánico entre la población. La misma dirigencia del hospital también recordó al personal que la publicación de informaciones sobre la enfermedad estaba prohibida.

El 1° de enero, un supervisor del hospital le dio “un lavado de cabeza” por haber creado desconcierto con sus revelaciones, acusándola de ser una delatora. Una semana después. una enfermera se contagió con el Covid-19. Pero, la dirección del hospital decidió cambiar la descripción de la enfermedad de “neumonía viral” a “infección genérica”.

La doctora expresó también dudas sobre el lugar donde comenzó a propagarse la enfermedad. “Los pacientes continuaban aumentando después de la clausura el 1° de enero del mercado de pescado de Huanan, indicado inicialmente por las autoridades como el probable epicentro de la infección”. Es ya evidente que la transmisión se transmitía de hombre a hombre, pero las autoridades dieron esta información sólo el 18 de enero. 

Ai no había recibido ninguna autorización oficial para difundir la noticia. La doctora está convencida no tener culpa alguna y que hizo simplemente su propio trabajo, compartiendo informaciones sensibles con sus colegas del hospital. Entre ellos también con Li Wenliang, el médico detenido por la policía por haber lanzado el alerta. Li murió a causa de la infección el 7 de febrero, seguido por otros 3 doctores.

Según ella, las autoridades ciudadanas deberían haber advertido en un modo más rápido y así poder salvar mucha vidas humanas, comprendidos sus colegas: “Si estos doctores hubiesen sido puestos al corriente inmediatamente sobre la real situación, ahora no estarían muertos. Mi gran disgusto es no haber logrado avisar a más personas”.

 

Ai_Fen.jpg