Coronavirus: Irán pone en cuarentena a las personas, pero no a las ciudades y regiones

La República islámica, epicentro del foco epidémico en el Oriente Medio, con 19 víctimas fatales y 139 infectados. Un estudio canadiense habla de 18.000 personas infectadas. Los santuarios y lugares de culto permanecen abiertos, pero con mayores precauciones. Rouhani se niega a clausurar distritos y ciudades, y pone el énfasis en la atención a los individuos. Las sanciones de EEUU obstaculizan la lucha contra la epidemia. 

 


Teherán (AsiaNews/Agencias) - A pesar de la creciente difusión del nuevo coronavirus, que ya habría segado 19 víctimas con 139 personas contagiadas, la República Islámica no tiene intenciones de poner en cuarentena ciudades o regiones. En una reunión de gabinete, el presidente Hassan Rouhani afirmó que las autoridades sanitarias continuarán con la política de “poner en cuarentena a las personas”.  

Las autoridades han pedido a la población que evite ir a la localidad de Qom, considerada el epicentro de la epidema. Sin embargo, se mantienen abiertos los santuarios y lugares de culto, en una ciudad que convoca a millones de peregrinos chiítas. El ayatolá Mohammed Saeedi, custodio del santuario de Hazrat Masumeh, explica que éstos deben permanecer abiertos, por ser “casas de sanación” para las “enfermedades físicas y espirituales”. El líder chií agrega que “hay que alentar a las personas a venir aquí”, aún cuando sea “necesario adoptar medidas de cautela”. Los responsables del culto “seguirán protocolos severos, para respetar las normas de higiene”. 

La decisión de mantener abiertos los santuarios preocupa en parte a la comunidad internacional, pues ésta considera que la única manera de contener la difusión del virus es adoptar medidas extraordinarias de cuarentena sobre ciudades o regiones enteras, como sucedió en China o, más recientemente, en Italia. En este sentido, Bruce Aylward, el responsable de la delegación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en China, destaca que estas medidas “han cambiado el curso” de la epidemia de Covid-19. 

En los últimos días, Irán fue un foco de origen desde el cual se propagó el contagio en varios países del área, incluyendo Afganistán, Bahréin, Irak, Kuwait, Omán y Pakistán. En vista del número de contagios detectados en el exterior, algunos investigadores canadienses barajan la hipótesis de un número de infectados superior a 18.000, pero no hay elementos certeros al respecto. 

Un vocero del Ministerio de Salud de Teherán confirma que el virus se ha propagado en vastas zonas del país, pero manifiesta su optimismo, aseverando que se puede contener la enfermedad: “En las últimas 24 horas - afirma -, de las personas hospitalizas o sospechosas de infección, al menos un 10% ya fue dado de alta”. Rouhani mismo había aludido a reportes “prometedores”, llegados al Ministerio, pero igualmente pidió a los ciudadanos evitar viajar a las áreas golpeadas, excepto que sea estrictamente necesario.  

“No tenemos intenciones -subrayó - de poner en cuarentena distritos o ciudades. Solo ponemos en aislamiento a las personas. Si alguien muestra los primeros síntomas, este individuo debe ser puesto en cuarentena”. El presidente no se ahorró una estocada contra los “enemigos externos”, y entre ellos, contra los Estados Unidos, que acusan a la República Islámica de “encubrir los detalles esenciales” como la “verdadera magnitud de los contagios. “El coronavirus - concluyó - no debe ser transformado en un arma para nuestros enemigos, que apuntan a recortar el trabajo y la producción de nuestro país”. 

No se puede dejar de reconocer que las sanciones americanas introducidas después del retiro del acuerdo nuclear (JCPOA) están obstaculizando la lucha de los médicos para hacer frente a la difusión del virus y a la cura de los enfermos, tal como fuera denunciado en el pasado para otras patologías. En el país crece la preocupación sobre la capacidad real para gestionar la crisis en caso de darse una escalada. Especialmente, a causa del aislamiento político y comercial impuesto por la Casa Blanca y por el presidente de los EEUU, Donald Trump, que ya ha puesto a la economía local de rodillas. 

Naveed Mansoori es co-director de la página iraní de la revista online Jadaliyya. Él subraya que “el régimen de sanciones impuesto por los Estados Unidos ha minado muy seriamente la posibilidad de que los iraníes accedan a fármacos que salvan vidas”. Esta política, agrega, podría “obstaculizar la capacidad de la República Islámica de responder a la emergencia de coronavirus de un modo efectivo”.

IRAN_-_udpate_coronaok.jpg