Jharkhand, tribales decapitados por un grupo rival. Mons. Toppo: ‘Estamos consternados’

Las víctimas cuestionaban el resurgimiento de un movimiento que defiende las tierras de los tribales inclusive recurriendo a la violencia. Algunos medios circularon la noticia de que las personas asesinadas son cristianos; la Iglesia local no confirma la información.  Resulta “inexplicable” la violencia entre dos facciones, cuando ambas luchan por la supervivencia.


Nueva Delhi (AsiaNews) – Siete tribales furon secuestrados y decapitados por un grupo de sostenedores del “Pathalgadi movement”, una agrupación de Jharkhand que lucha por la posesión de las tierras. Sus cuerpos, tras ser abandonados en el bosque de Saranda, distrito de West Singhbhum, fueron hallados por la policía el 20 de enero pasado. En diálogo con AsiaNews, Mons. Toppo, arzobispo de Ranchi, confirma la noticia de los homicidios, pero no la versión de que los muertos serían cristianos Murmu, una noticia que circularon algunos periódicos. “No estamos seguros, estamos investigando”. “Sean cristianos o no – resalta –, es un hecho grave e inexplicable. Estamos consternados”.  

Pese a que los cuerpos estaban mutilados, los habitantes del lugar pudieron reconocer a las víctimas, cuyos nombres son: James Buda, Songe Topna, Lomba Buda, Etva Buda, Jawra Buda, Nirmal Buda y Bonam Longa. Los tribales tenían entre 24 y 35 años. El Sr. Buda era un representante deI panchayat local, el consejo de la aldea. Por el momento, los cadáveres se encuentran en el Sadar Hospital de Chaibasa para ser sometidos a una autopsia. 

La violencia se desató luego de una reunión organizada el 19 de enero. En ella, algunos grupos querían dar vida a un movimiento en defensa de las tierras, “Pathalgadi”. Esta organización quedó diezmada tras el arresto de miles de partidarios, durante el gobierno anterior, guiado por el partido nacionalista hindú, el BJP (Bharatiya Janata Party).

Los siete hombres se opusieron a un resurgimiento de la lucha violenta, lo cual desató el deseo de venganza en el grupo rival. Esa misma noche, fueron raptados, llevados hasta el bosque, ajusticiados con hachas y palos y luego abandonados. La policía encontró los cadáveres entre las plantas, a tres kilómetros de Burugulikera (a unos 175 km de Ranchi).

El movimiento “Pathalgadi” toma su nombre de las esteles colocadas al ingreso de las aldeas tribales. En ellas, se enumeran las reglas de la comunidad, dejando fuera cualquier interferencia por parte del Estado. El grupo está en contra de algunas leyes que favorecen la expropiación de sus tierras, pues anulan la prohibición de confiscarlas por parte del Estado o de particulares.

Hoy, el Jefe de gabinete de ministros, Hemant Sorem, ordenó el inicio de una investigación. La policía cercó la zona del hallazgo y está interrogando a los testigos. Mons. Toppo considera que es “incomprensible el gesto de los que apoyan el movimiento Pathalgadi. Ellos son tan tribales como los que asesinaron”.  El prelado recuerda la decisión anterior del nuevo jefe de gobierno, de cancelar los procesos contra 10.000 tribales miembros del movimiento. El BJP los había incriminado por sedición. La audiencia del proceso, informa el obispo, “fue fijada para el 28 de enero. En esa ocasión, el líder político apelará su decisión”.  

La decisión de anular las acusaciones, subraya, “es importante y valiente. Sorem comprende las razones de los indígenas, puesto que él mismo es tribal”. Mons. Toppo hace un “llamamiento por la paz y la armonía entre toda la población. Hemos escrito una carta dirigida a las autoridades, en la cual invitamos a mantener la calma y a restablecer la paz social. Estamos consternados por lo sucedido. Rogamos por las víctimas y por sus familias”.  (A.C.F.)

INDIA_-_0123_-_Tribali_(600_x_337).jpg