Beijing reprende a los EEUU por la ley sobre los derechos humanos de Hong Kong
de Paul Wang

La Hong Kong Human Rights and Democracy Act of 2019 debería ser votada por el Congreso hacia el 14 de octubre. Esta permitiría sanciones contra el gobierno de Hong Kong y personalidades chinas que minan los derechos humanos en el territorio. China califica como “traidores” a aquellos que en Hong Kong apoyó el lanzamiento de aquella ley.

 


Hong Kong (AsiaNews) – China declaró que estará obligada a “atacar” a los EEUU después que las comisiones de EEUU del Senado y de la Cámara de los representantes aprobaron un proyecto de ley en favor de los derechos humanos y de la democracia en Hong Kong.

Ayer las 2 Comisiones aprobaron el texto de la Hong Kong Human Rights and Democracy Act of 2019, que debería pasar al voto del Congreso hacia el 14 de octubre.

Si pasa, la ley podría dar el inicio a sanciones económicas contra el gobierno de Hong Kong y personalidades chinas que minan los derechos humanos de la población del territorio. Además, exigiría una revisión anual del status de Hong Kong que, en la medida en el cual este sea diverso del de China, tendría tratamientos privilegiados y no sería sometida a aranceles y sanciones.

Esta mañana, el vocero del ministerio chino de Exteriores, Geng Shuang, declaró que la ley es un “evidente intento de interferir en los asuntos internos de China” y demuestra la intención de algunos en el Congreso de querer “frenar el desarrollo chino”.

También la Oficina china para las relaciones con Hong Kong y Macao declaró que la ley entiende apoyar a las fuerzas anti-China y a los “revoltosos” de Hong Kong. Para aquella Oficina, aquellos que en Hong Kong han apoyado el lanzamiento de aquella ley son “traidores”.

Desde hace más de 3 meses el territorio está sacudido por manifestaciones gigantescas. Iniciadas para exigir la cancelación de una ley sobre la extradición a China, el movimiento pide plena democracia para la población, junto a otros 3 pedidos: una investigación independiente sobre las violencias de la policía; el no definir como “revueltas” a los enfrentamientos con las fuerzas del orden; una amnistía total para los arrestados. Al margen de las manifestaciones pacíficas sucedieron violencias y vandalismos en las cuales respondió con un uso excesivo de la fuerza y con arrestos de masa.

Para tratar de sanar la situación, el jefe del ejecutivo, Carrie Lam, esta tarde se encontrará con un centenar de personas para una sesión de “diálogo” en la cual la comunidad fue invitada a expresar sus propias necesidades. Pero justamente ayer, un representante del ministerio de Exteriores de Beijing, Song Ru’an, excluyó que el gobierno de Hong Kong responda a las “cinco preguntas” del movimiento. “Responder-dijo- no significa conceder”

 

HK-US_flag-demo.png