Los cristianos, puente de diálogo entre Corea y Japón

Las tensiones entre Seúl y Tokio siguen creciendo. La controversia sobre los abusos durante la Segunda Guerra Mundial, las reclamaciones de indemnización, las diferentes opiniones sobre Corea del Norte han llevado a las dos naciones a interrumpir los diferentes canales de diálogo. Las Iglesias de los dos países en primera línea por la reconciliación.


Seúl (AsiaNews) - Las tensiones entre Corea del Sur y Japón pueden ser alivianadas gracias al trabajo conjunto de los cristianos de los dos países asiáticos. Jun Jae-won, quien dirige la Mission Tv del Christian Broadcasting System de Seúl, está convencida de ello. Entrevistada por el South China Morning Post, explica: "Nos mantenemos firmes en esta visión. Hay gente que piensa como nosotros, aunque muchos cancelan las visitas a Japón por una inspiración nacionalista".

La Jun organiza desde hace mucho tiempo visitas guiadas a los lugares cristianos de Nagasaki, donde muchos cristianos fueron martirizados durante la era imperial japonesa. Esto a pesar de varios llamamientos en Corea para boicotear los productos, los viajes y los sistemas financieros japoneses. Debido a este compromiso de paz, a menudo se la llama "chinilpa", un término ofensivo que significa aproximadamente "amiga de los enemigos[japoneses]".

Las tensiones entre los dos países asiáticos estallaron el pasado mes de julio, cuando un tribunal surcoreano dictó una sentencia en la que exigía a las empresas del Sol Naciente que pagaran una gran cantidad de dinero como "reparación de guerra" para los coreanos obligados a trabajar durante la ocupación de Tokio.

Además, varios grupos de derechos humanos en Seúl siguen batallando por el tema de las "mujeres de solaz", las esclavas sexuales que los ocupantes enviaron a las tropas comprometidas durante la Segunda Guerra Mundial. Según estas ONG, los japoneses nunca han admitido sus pecados ni han indemnizado a las víctimas de la trata.

Las cuestiones pendientes han endurecido las relaciones: Tokio ha retirado a Seúl de la lista de socios comerciales privilegiados, mientras que Seúl ha respondido interrumpiendo el pacto de compartir información que se venía manteniendo desde hace algunos años.

Los cristianos de ambas naciones, sin embargo, siguen siendo un puente abierto para las relaciones bilaterales. Además del "turismo religioso", de hecho, las Iglesias y las denominaciones protestantes intercambian grupos de estudiantes; se reúnen a nivel académico para profundizar en los temas de la historia común; ofrecen una hospitalidad ventajosa a quienes los visitan.

Además, los obispos de Corea y Japón intercambian visitas dos veces al año. De esta manera, pueden visitar ambos países. Durante estas visitas, en varias ocasiones han abordado las incómodas cuestiones de la historia reciente ofreciendo excusas y proponiendo soluciones prácticas.

 

giappone.jpg