Las monarquías del Golfo contra Israel por las violencias en la Explanada de las Mezquitas

Enfrentamientos entre fieles y policía estallaron ayer por la mañana, durante la fiesta musulmana del Sacrificio y la recurrencia hebrea del Tisha B’Av. El primer balance habla de 2 arrestos, decenas de palestinos heridos que fueron internados en los hospitales. Después de una prohibición inicial, la policía permitió el ingreso del los hebreos al lugar sagrado. La extrema derecha israelí aumenta las tensiones.

 


Jerusalén (AsiaNews)- Las ricas monarquías del Golfo se unen a Jordania en la condena a Israel, considerada responsable de los enfrentamientos de ayer en la Explanada de las Mezquitas entre fieles musulmanes y fuerzas de la policía con la estrella de David. Las violencias, que provocaron 3 arrestos, decenas de heridos palestino (15 de los cuales han debido ser socorridos en el hospital), estallaron en ocasión de la fiesta islámica del Sacrificio (Eid Al Adha) y la recurrencia hebrea del Tisha B’Av. En la jornada de luto y ayuno. los hebreos conmemoran las destrucción del primer y el segundo templo de Jerusalén.

Riad y Doha alimentan el resentimiento del mundo musulmán contra Israel, por el uso de la fuerza contra los palestinos en la mezquita de al-Aksa, el monte del Templo para los hebreos, el ministerio saudita de Exteriores denuncia a “las fuerzas de ocupación israelíes” que han “asaltado” el lugar sagrado musulmán y “atacaron a los fieles en el primer día del Eid Al-Adha”.

La dirigencia del reino saudita se apela a la comunidad internacional para garantizar “protección” al pueblo palestino de las políticas “agresivas” de Israel que minan “los derechos” de la población. Una tal condena llega también de Qatar, que habla de “agresión israelí” al lugar sagrado, hacia la cual todas las naciones del mundo deben mostrar un sentimiento unánime de condena.

Los enfrentamientos iniciaron hacia las 9,30 de ayer por la mañana, después de la decisión de la policía- que en un primer momento había bloqueado los accesos- de permitir el ingreso a la Explanada de las Mezquitas también a los fieles hebreos a despacho del “riesgo elevado de enfrentamientos”. Al menos 600 lo hebreos que han podido pasar el límite del Monte del templo durante la mañana y una segunda prevista para inicios de la tarde, de la duración de una hora. Fuentes locales refieren que las fuerzas de la policía habrían disparado granadas de aturdimiento y latas de gas lacrimógeno, después que los fieles iniciaron a lanzar objetos y gritar “eslogan nacionalistas”.

Una decisión que las autoridades jordanas, las cuales controlan el área a través de la fundación musulmana Waqf, han criticado definiéndola como “una evidente violación” por parte de Israel del lugar sagrado justamente en concomitancia con el inicio de la fiesta del Sacrificio. Diversa la opinión de numerosas personalidades institucionales y gubernamentales israelíes, según las cuales no se debía impedir el acceso a la Explanada.

Gilad Erdan, ministro israelí de la Seguridad Pública, había declarado en precedencia que la clausura del Monte del templo durante las fiestas musulmanas “no forma parte del status quo” y que la decisión va evaluada vez por vez, en base a criterios que se refieran al orden público y a la seguridad. Partiendo del gran número de fieles musulmanes que llenan el área para las celebraciones. En los últimos años creció la campaña de presión de los activistas y políticos de la derecha israelí sobre la policía, rindiendo así siempre más difícil la elección de impedir el acceso a los hebreos al área durante la fiesta del Tisha B’Av y el inicio del Eid Al Adha.

Para el movimiento radical hebreo United Right la clausura del Monte del Templo es una “desgracia nacional”. El ministro de Transportes, Bezalel Smotrich ataca a cuantos se inclinan “al terror de la violencia” de los árabes en el “lugar más sagrado del pueblo hebreo” y que provocó “una pérdida en la raíz de disuasión” hacia los palestinos en muchos otros frentes. 

 

ISRAELE_-_PALESTINA_-_scontri_spianata_moscheeeok.jpg