Bombardeos sauditas, en respuesta a los ataques hutíes en los oleoductos

Atacaron cuando menos nueve instalaciones militares en el centro de Saná y en el primer cordón suburbano de la capital. Ayer se registraron duros enfrentamientos entre rebeldes y fuerzas gubernamentales filo-sauditas, en la ciudad portuaria de Hodeida. Fuentes leales, no confirmadas, anuncian la matanza de un centenar de combatientes.


Saná (AsiaNews/Agencias) -  Esta mañana, la coalición árabe liderada por los sauditas realizó una serie de bombardeos en la región de Saná  (capital de Yemen), contra blancos hutíes, en respuesta a los ataques de los rebeldes contra instalaciones petroleras del reino, ocurridos en los últimos días. La noticia ha sido confirmada por varios habitantes del área y por fuentes hutíes, y difundida en las últimas horas por el canal satelital de los Emiratos,  al-Arabiya.

Una fuente directa ha comentado  que hubo una “fuerte explosión” en el centro de Saná. La cadena televisiva Al-Massirah, controlada por los hutíes, se refirió a los bombardeos perpetrados por “aviones del agresor” saudita. Según varios testimonios, lo ataques aéreos tuvieron como blanco nueve instalaciones militares de los rebeldes hutíes -sostenidos por Irán- en la ciudad y en el primer cordón suburbano.

En la jornada de ayer, los choques entre los dos frentes también afectaron la ciudad portuaria de Hodeida, lugar donde se estableció el acuerdo de paz con la mediación de las Naciones Unidas, y al que se ha prestado oídos sordos. Los combates representan la enésima violación del cese del fuego y arriesgan complicar todavía más las operaciones del retiro de tropas que se habían previsto en ese mismo acuerdo.

El 11 de mayo pasado, los rebeldes hutíes comenzaron las operaciones de retirada de tres puertos estratégicos, incluyendo el de Hodeida. Desde allí ingresan al país artículos de primera necesidad como alimentos, ayuda humanitaria y medicamentos, para saciar el hambre de millones de yemenitas que viven amenazados por la carestía y el conflicto.

En las últimas horas, los medios de gobierno sauditas reivindicaron la matanza de un centenar de hutíes por parte de las fuerzas leales fieles a Riad. A este hecho se suma la captura de cuando menos 120 combatientes, durante un ataque sorpresivo en la región central de Dali. Sin embargo, las informaciones no han podido verificarse de manera independiente y los hutíes hasta ahora no han querido confirmar ni desmentir la noticia.

Todo ellos sucede inmediatamente después del difundirse la noticia de un ataque de los insurrectos, realizado con drones, sobre una serie de oleoductos en territorio de Arabia Saudita. Una señal más del recrudecimiento de la tensión en la región, que tiene a Irán y  Estados Unidos como protagonistas, con sus respectivos aliados en la región medio-oriental. En tanto, los rebeldes hutíes amenazan con nuevas operaciones contra objetivos económicos que resultan estratégicos para Riad.

La guerra en Yemen estalló en el 2014 e inicialmente se ciñó a un conflicto interno entre fuerzas del gobierno filo-sauditas y los rebeldes hutíes, cercanos a Irán.  En marzo del 2015 el enfrentamiento degeneró al intervenir la coalición árabe liderada por Riad, y ya se han registrado más de 10.000 muertos y 55.000 heridos. Los organismos independientes fijan el saldo (entre enero de 2016 y julio de 2018) en aproximadamente 57.000 decesos. Para la ONU, el conflicto ha desatado “la peor crisis humanitaria en el mundo”, con cerca de 24 millones de yemenitas (que equivalen al 80% de la población) necesitando urgentemente  asistencia humanitaria. Además, habría cerca de 2500 niños-soldado combatiendo.

YEMEN_-_ARABIA_SAUDITA_-_IRAN_-_guerra_e_attacchi.jpg