Kuala Lumpur, líderes religiosos unidos contra la violencia sobre mujeres y niños

Lanzamiento de una campaña de 16 días de activismo. Presidente del Consejo Consultivo Interreligioso: "Superar la indiferencia y la ignorancia, para salvaguardar el respeto por la vida humana". Las Hermanas del Buen Pastor trabajan por la conciencia, la reflexión y la acción. Arzobispo de Kuala Lumpur: "Para cumplir su función profética, la Iglesia necesita levantarse en una unidad para consolar a los afligidos".


Kuala Lumpur (AsiaNews / HeraldMalaysia) - Los líderes de los principales grupos inter-religiosos de Malasia recuerdan a todos los ciudadanos, independientemente de su raza o credo, que trabajen duro contra la trata de seres humanos y la violencia sobre las mujeres y los niños. "Debemos vencer nuestra indiferencia e ignorancia, a fin de salvaguardar el respeto por la vida humana. Debemos entablar un diálogo recíproco, para dar a conocer y desempeñar un papel importante en la eliminación de este difundido abuso de los derechos humanos", dijo Datuk RS Mohan Shan, presidente del Consejo Consultivo malayo del budismo, cristianismo, hinduismo, sijismo y taoísmo (MCCBCHST).

En asociación con Good Shepherd Services (GSS) [organización sin fines de lucro dirigida por las hermanas del Buen Pastor, ndr], el 25 de noviembre del MCCBCHST lanzó una campaña de 16 Días de Activismo: " Orange the World dice No a la violencia contra la mujer y niños", con un folleto titulado "16 días de reflexión por la nación". Diseñado por el GSS, el folleto es un recurso para la concientización, la reflexión y la acción durante el período de 16 días a partir del 25 de noviembre (Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra la Mujer) al 10 de diciembre (Día Internacional de los derechos humanos).

Los Grupos de miembros de la Federación Cristiana de Malasia, junto con la Conferencia Episcopal de Malasia, el Consejo de Iglesias y la Asociación Nacional Cristiano Evangélica han trabajado con GSS en otro folleto llamado '16 días de oración por la nación'  y lo han distribuido en sus respectivas iglesias. En su prefacio, Mons. Julian Leow Beng Kim, arzobispo de Kuala Lumpur y vicepresidente del MCCBCHST, afirma que, como comunidad llamada a liberar a todos los que están oprimidos, el imperativo de la Iglesia es estar involucrada en la liberación de estas víctimas de una cultura de violencia y explotación [para llevarlas] a la plenitud de la vida y la comunión. "Para cumplir con su función profética, la Iglesia tiene que levantarse en una unidad para confortar a los afligidos", dice el arzobispo instando a los fieles a orar, reflexionar y tomar medidas para poner fin a la violencia contra las mujeres y niños, en todas sus formas.

MALAYSIA_-_1208_-_Gruppi_interreligiosi_contro_violenza_su_donne_e_bambini.jpg