Para llevar adelante negocios con China, Occidente sacrifica la libertad de prensa
de Wei Jingsheng
El gran disidente chino da la alarma luego de la expulsión de la periodista francesa Ursula Gauthier: “Los políticos del viejo Continente ya están en el libro del debe de Xi Jinping. Si también los dejamos meter las manos en los periódicos extranjeros, la batalla por la democracia en China no tiene futuro alguno”. Un consejo del autor del Muro de la democracia: “Comencemos por no fiarnos más de los artículos que provienen de Beijing”.

Washington (AsiaNews) – Observando los cambios en la situación ocurridos en el último año [2015], podemos hacer una previsión azarosa sobre cuál será la situación para el Nuevo Año. Muchos medios han presentado varios pronósticos de la situación de China en el campo de la economía, de la política, etc... Por lo tanto, no he de repetir el trabajo de otro. Quiero, en cambio, dar una visión suplementaria de una nueva perspectiva. En los próximos dos días, Ursula Gauthier, la periodista francesa que fue expulsada por el gobierno chino, deberá dejar la muy amada China. Cuando estuve en Francia, hablé con ella estando en casa de un amigo. Es verdaderamente una apasionada de China, particularmente tiene pasión por su pueblo y su cultura. Además, a diferencia de otros periodistas que pretender ser neutrales, ella es una verdadera periodista, con una posición clara sobre las cuestiones vinculadas a los derechos humanos

Es más, ella se ocupa de los derechos humanos en China de una manera más profunda en relación a lo que ocurre con otros países. Esto puede provenir de su dominio del chino, que es muy fluido.  Conoce en profundidad la cultura china, y ama a su pueblo de la misma manera. Cuando escuché que sería obligada a dejar el país, lo primero que pensé fue: ¿Cómo es posible que el régimen comunista haya tolerado dejarla pasar seis años en China?

Tal vez poner la fotografía de Xi Jinping como fondo de la suya pueda esclarecer la cuestión. Conociendo bien la cultura china, ella ha aprendido a moverse de manera astuta para protegerse. Ha aprendido a camuflarse como hacen los chinos, en lugar de hablar claramente y sin cubrirse las espaldas, como hacen quienes viven en las sociedades libres de Occidente. De esa manera no podría haber permanecido en China durante seis años. O bien podría haber hecho como algunos corresponsales extranjeros, que se transforman en megáfonos de la persuasiva propaganda del régimen comunista –y de esa manera dejan fuera del juego tanto a los lectores extranjeros como a los chinos, cuando ellos leen sus artículos una vez que éstos regresan a China.

Un corresponsal extranjero no debería engañar a sus propios lectores. Éste es el punto de partida, la moral mínima de un periodista. En sintonía con esto, durante las eras de Jiang Zemin y de Hu Jintao los periodistas podían permanecer por encima de esta línea básica. Los artículos escritos por extranjeros, que eran publicados en periódicos extranjeros, no eran analizados en profundidad por el gobierno chino. Como mucho, cada tanto les hacían alguna advertencia, como para demostrar que sabían lo que sucedía, pero elegían no perseguir a los responsables. Al mismo tiempo, esto significaba, también, que el gobierno chino aceptaba el concepto de libertad de expresión, al menos para estos periodistas extranjeros en sus naciones de origen.

Desde que Xi Jinping tomó el poder, ha perseguido a varios periodistas extranjeros y a sus periódicos. Esto, debido a que los medios en cuestión han denunciado la falsa campaña anti-corrupción lanzada por el presidente, llegando incluso a probar la corrupción del mismo Xi Jinping y Wang Qishan.  Entre otras cosas, existe la duda de que estos datos hayan sido provistos [a los periodistas] por algunos enemigos dentro del Partido comunista, llevando a la sospecha de que esté en curso una lucha [interna] por el poder. Esto ha producido una reacción aún más intensa.

Pero a partir de estos pocos casos, el régimen comunista ha descubierto todo un nuevo mundo. O es verdad el hecho de que –para hacer negocios con China- los gobiernos occidentales están dispuestos a no preocuparse de la libertad de expresión de sus periodistas ; no se interesan por el hecho de que les sea denegada la libertad que tienen en Occidente, o es que pueden estar engañando a su propio pueblo.  Tal vez estos gobiernos esperan que a su gente le sea dicha una mentira.  

Mientras que, en privado, dicen estar impacientes sobre la cuestión de los derechos humanos en China, estos políticos podrían haber comunicado a estos periodistas que tiene una conciencia: “No utilicéis vuestra poca libertad para crear problemas en nuestros grandes negocios. Aún necesitamos del apoyo de nuestras comunidades comerciales para ser electos. Sin la aprobación del régimen comunista, ¿qué empresa osaría apoyar mi campaña? Y si pierdo el apoyo de tantas empresas, podría no ser reelecto”. Este es nuestro gran problema.

En este momento, muchas personas que sirven a Xi Jinping, han estudiado alguna vez en los EE.UU. y tienen una mayor comprensión de los límites de la política occidental. Finalmente se han dado cuenta de que pueden usar estas fallas para controlar la política y el mundo occidental. Durante las épocas de Deng Xiaoping y Jiang Zemin, este método de control y la influencia de la política occidental ha sido muy exitosa. Xi Jinping ha comenzado a gastar un montón de dinero en los países occidentales con el mismo propósito: fortalecer el control de esta zona.

Pero la China comunista ha gastado tanto dinero en Occidente durante décadas, ¿por qué ahora no tiene un control total de los políticos occidentales? Hay un problema: el problema de los medios de comunicación. Cuando los medios de comunicación no están totalmente controlados, entonces los votantes no están completamente engañados. Así que los políticos tienen grandes dificultades para cooperar con el Partido Comunista de China, mientras que los políticos que se preocupan por los derechos humanos tienen una gran ventaja en convencer a los votantes.

Durante la reciente campaña electoral en Estados Unidos, los candidatos con más ventaja utilizan el tema de China como un "Santo Grial" para atacar a sus oponentes y obligarlos a cambiar de posición, fortaleciendo los ataques contra el régimen comunista. Este cambio demuestra que la eficacia de la vieja política ha caído: el acercamiento a comprar a los capitalistas occidentales que les permita beneficiarse del mercado chino, y por lo tanto comprar indirectamente políticos, ya no funciona. La "reforma política" debe adoptar una nueva forma de pensar sobre este tema.

Esta nueva línea de pensamiento se centra ahora en los medios de comunicación: sobre todo los reporteros en China, y en especial de los que habla bien chino. La idea es mantener empleados a aquellos periodistas que merodean durante su trabajo porque no conocen bien el chino y deben utilizar los despachos de la Agencia Xinhua [periódico del Gobierno ndt]. Combinando incentivos y castigos, enfoque suave y duro, el gobierno chino puede ahora controlar los medios extranjeros como lo hizo en los años setenta.

En el momento, sólo dos periodistas - un británica y un francés – se atrevieron a reunirse en Beijing; incluso los americanos no han tenido tanto valor. Sus patrones y sus gobiernos estaban investigando la posibilidad de hacer negocios en China. Recuerdo que durante la visita de Deng Xiaoping a los Estados Unidos, ha revelado este proyecto al entonces presidente estadounidense Carter: a cambio prometió cooperación para la invasión de Vietnam. Inmediatamente después de este acuerdo, la apertura de la economía china - manteniendo las políticas autoritarias dentro – la voluntad de Deng tuvo un fuerte apoyo de los EE.UU.. Que con toda probabilidad en el momento estaba negociando por vías privadas.

Hoy, Xi Jinping, quiere el regreso de las políticas internas de la era de Mao Zedong. Por supuesto, él también quiere volver a ese momento cuando la falsa imagen de China propagada por los votantes de izquierda occidentales influenciaba en el Viejo Continente. Y este deseo es una parte importante de su compromiso: para asegurar que los medios de comunicación occidentales no sepan la verdad sobre China. Lo ideal sería volver a los años en que los periodistas no entendían el chino y sólo podían leer y reportar las noticias unificadas de Xinhua y las conferencias de prensa.

Otro aspecto muy importante es que el pueblo chino, e incluso funcionarios del gobierno no creen en los medios de comunicación oficiales, sino solo en los extranjeros. Entonces importar del extranjero la "noticia" controlada por el régimen es la única manera de seguir engañando a la gente. Controlar la prensa extranjera no es sólo una cuestión de la diplomacia extranjera, sino en última instancia, los medios por los que la dictadura puede sobrevivir en China. Y este es el objetivo principal del gobierno de Xi Jinping.

La decisión de atacar a un corresponsal francés se deriva del hecho de que Francia es un país pequeño, que se ha convertido más y más débil con los años. Incluso el Estado islámico ha optado por atacar primero Francia. Xi quería tomar la fruta madura con un golpe suave, y parece haber tenido mucho éxito. Pronto se aplicará el nuevo pensamiento a todos los medios de comunicación extranjeros.

El consejo que quiero dar a mis amigos chinos es no sólo no escuchar las mentiras de los medios comunistas: también deben analizar y elegir qué escuchar de lo que viene de Occidente. Aunque tratamos de evitar ser engañado por el régimen comunista, también debemos evitar el engaño de estos periódicos extranjeros que están en la red del gobierno de Beijing.

 

CINA_-_0111_-_Wei.jpg