Encuentro entre el patriarca Raï y Hollande por los cristianos y las minorías de Medio Oriente
de Fady Noun
El jefe de la Iglesia libanesa estaba en Francia para la inauguración y apertura de la eparquía maronita de Meudon. El presidente francés reafirma su compromiso para ayudar a Líbano frente a la ola de prófugos sirios. Frenar las fuentes de financiación de los grupos jihadistas, que amenazan también a Europa.

París (AsiaNews)- El patriarca maronita Béchara Raï concluyó ayer su visita a Francia, encontrando en el Eliseo al presidente Francois Hollande. En 50 minutos, de los cuales 40 en privado, el jefe de la Iglesia maronita pidió un compromiso para con los cristianos de Oriente, las otras minorías de la región y los musulmanes moderados, en calidad de presidente de los patriarcas y obispos de Oriente.

Según una fuente eclesiástica presente, que definió “histórico” a este encuentro, el card. Raï, declaró al Jefe de Estado francés que “los cristianos de Oriente no aceptarán jamás una patria de recambio”.

En el diálogo se tomaron en consideración otras cuestiones relacionadas con la situación política del Líbano, como el cargo aún vacante de la presidencia del país (de hace casi 1 año), las causas y sus efectos. Sobre este punto, el patriarca explicó las causas que bloquean las elecciones del presidente e intercambió con el dueño de casa algunos medios para superar el obstáculo y la crisis en el país de los cedros.

Béchara Raï, también informó en modo oficial de la apertura en Meudon de una sede de la eparquía maronita en Francia, guiada por mons. Maroun Nasser Gemayel. Este estuvo presente en la última parte del coloquio.

Al final de la visita, el Eliseo difundió un comunicado en el cual subraya que el presidente francés y el patriarca maronita “han enfrentado la situación dramática de las minorías en la región, en particular la de los cristianos de Oriente, hacia los cuales el presidente afirmó su firme compromiso en continuar su ayuda al Líbano frente a la crisis de los refugiados y a las repercusiones del conflicto en Siria.

En los círculos cercanos al Eliseo, se comenta diciendo que después de haber escuchado a su huésped, Hollande haya dicho que Francia redoblará sus esfuerzos para ayudar al Líbano sobre el plan político, económico y humanitario, habiendo constatado que este país amigo de Francia no puede sostener solo los efectos de la guerra en Siria, en particular el flujo de refugiados cuyo número alcanzó a la mitad de la población libanesa.

En el coloquio el patriarca había subrayado la importancia de una ayuda francesa para cerrar las fuentes de financiaciones de los grupos jihadistas.

En los círculos diplomáticos se afirma que París es bien consciente que los donadores de las organizaciones terroristas que se baten en la región amenazan también a Europa y a los otros países occidentales.

La concordancia de puntos de vista entre el jefe de Estado francés y el patriarca maronita, ya se había conocido días atrás, cuando ambos se encontraron en Armenia para la celebración del centenario del genocidio armenio. En esa ocasión, el patriarca había apreciado el discurso pronunciado por Hollande en Erevan.

 

 

Bechara-Raï-Hollande.gif