Massoud Barzani lanza un referéndum para la independencia del Kurdistan
Es el sueño de los curdos desde la finalización de la Primera guerra mundial. Pero la Onu y los EEUU piden la unidad nacional para enfrentar a los rebeldes del Califato islámico. Maliki abre a los generales de Saddam Hussein. Arabia Saudita coloca 30 mil tropas en la frontera: teme a los rebeldes que ella misma financia.

Bagdad (AsiaNews/Agencias)- Massoud Barzani, presidente del Kurdistán iraquí, emitió ayer un proyecto de referéndum para la independencia de la región rica de petróleo.

En un encuentro a puertas cerradas del Parlamento curdo, luego difundido por televisión, Barzani afirmó: "He llegado el tiempo para nosotros de determinar nuestro destino, y no tenemos que esperar que otros lo determinen por nosotros".

Los EEUU, grandes aliados de los curdos contra Saddam Hussein, urgen al gobierno del Norte a unirse con Bagdad para hacer frente al desafío de los radicales suníes del Isis (artífices del Califato islámico) que han ocupado muchas áreas del norte y del oeste de Irak y amenazan a la capital.

En las pasadas semanas, en el caos provocado por la invasión del Isis, los curdos se adueñaron de la ciudad de Kikuk y de otras zonas disputadas. El referéndum, que corona un sueño de independencia cultivado por los curdos desde la finalización de la Primera guerra mundial, corre el riesgo de debilitar la ofensiva gubernamental contra los rebeldes suníes. También Nikolai Mladenov, representante de la Onu en Bagdad, insiste en la necesidad de un gobierno unido. "Si Irak no sigue su cuso político constitucional, ¿cuál será la alternativa?... El riesgo es de resbalar en un caos similar al de Siria".

Mientras tanto los EEUU, presionan al primer ministro Nouri al-Maliki, chií, para que abra espacios de colaboración con todas las fuerzas iraquíes, creando un gobierno de unidad nacional. Hasta ahora el gobierno Maliki había penalizado a la componente suní, acusada de haber colaborado con Saddam Hussein.

El peligro de una invasión a Bagdad, obligó a al-Maliki a conceder una amnistía a los oficiales de Saddam Hussein en cambio de un apoyo en la lucha contra los rebeldes del califato islámico.

Desde hace unos días las notables victorias de los rebeldes, el ejército iraquí está combatiendo en el norte y en el sur, frenando la avanzada hacia la capital. Pero hasta ahora fue reconquistada sólo Awia, lugar natalicio de Saddam Hussein, pero los terrenos minados hacen difícil la reconquista de Tikrit.

Arabia saudita, entre los grandes financiadores de los rebeldes del Califato islámico, teme la entrada de éstos en el País. Por esto colocó unos 30 mil soldados en su frontera con Irak.

IRAQ_-_Massoud_Barzani.jpg